Hotel Glòria de Sant Jaume

En el céntrico Carrer Sant Jaume, calle que une la avenida comercial Jaime III con la romántica Rambla, está situado nuestro hotel de cinco estrellas Glòria de Sant Jaume.
Hotel Glòria de Sant Jaume quiere compartir y transmitir su alma propia a través de la belleza y calidez de todos los elementos rescatados del pasado junto con un proyecto vanguardista.

La filosofía de “sentirse en una auténtica casa señorial mallorquina” ha sido el referente que ha marcado la minuciosa y delicada reforma integral del edificio. En este sentido, se han preservado al máximo los componentes originales. Unos ya estaban a la vista y otros han sido descubiertos durante el proceso de construcción. Las majestuosas paredes de marés o la conservación de los pavimentos hidráulicos son una prueba de ello.

La decoración de todo el hotel se ha concebido bajo los conceptos de alegría, luminosidad y calidez. Se ha apostado por combinar materiales nobles con otros elementos más contemporáneos para conseguir una atmósfera elegante, agradable y muy personal.
Cada una de nuestras lujosas habitaciones, todas ellas vestidas con materiales y elementos naturales pero con singularidades que les confieren identidad propia, hacen que cada una sea exclusiva.

Son las estancias ideales para relajarse y descansar. Siguiendo nuestro lema de “estar en la Gloria” hemos diseñado espacios dedicados especialmente a la relajación y bienestar como son la zona de SPA y la amplia terraza situada en el “roof-top” con solarium y jacuzzi.

En el "El Patio de Glòria" está nuestro bar y restaurante, en los que ofrecemos servicio de desayuno, almuerzo y cena en un ambiente relajado, distendido y alegre.

La sala anexa situada dentro de las paredes del convento colindante muestra las espectaculares paredes de marés que cuentan muchas historias del pasado. Esta sala también se puede convertir en una sala de reuniones con todas las tecnologías necesarias para albergar tanto eventos corporativos como privados.

Nuestra filosofía se refleja también en la atención al cliente. Un trato totalmente individualizado a cada huésped marcado por un estilo casual y distendido para que pueda sentirse, aún más si cabe, como en casa.